Fallo Completo STJ

OrganismoSECRETARÍA PENAL STJ Nº2
Sentencia4 - 05/05/2022 - DEFINITIVA
Expediente1VI-3902-P2012 - T., M.A. S/ ABUSO SEXUAL AGRAVADO (S/ JUICIO)
SumariosTodos los sumarios del fallo (3)
Texto Sentencia VIEDMA, 5 de mayo de 2022.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: "T., M.A. s/Abuso sexual agravado s/Juicio s/Casación" (Nº Receptoría 1VI-3902-P2012), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
Que la deliberación previa a la resolución ha concluido con el acuerdo que se transcribe a continuación.
El señor Juez Ricardo A. Apcarian dijo:
1. Antecedentes de la causa
Mediante Sentencia Nº 97, de fecha 27 de junio de 2017, la Sala B de la Cámara en lo Criminal de Viedma resolvió, en lo que aquí interesa, condenar a M.A.T. a la pena de quince (15) años de prisión, accesorias legales y costas, por considerarlo autor penalmente responsable del delito de abuso sexual agravado por el acceso carnal (primer hecho) y abuso sexual para el resto de los hechos (identificados en la sentencia como segundo, tercero, cuarto y quinto), todos concursados idealmente con el delito de corrupción de menores y realmente entre sí (arts. 119 primer párrafo, 119 párrafos primero y tercero, 125 segundo párrafo, 45, 54 y 55 CP).
Contra tal decisión el defensor particular que asistía al imputado en ese entonces, letrado Emiliano Gallego, interpuso recurso de casación y en el mismo escrito renunció a ese cargo. A su vez, T. se mantuvo prófugo desde entonces hasta el día 3 de marzo del corriente, fecha en que fue detenido y se hizo efectiva la prisión preventiva dispuesta en la sentencia de condena, por lo se retomó el trámite del recurso referido, que fue declarado admisible por ese tribunal.
2. Agravios del recurso de casación
La defensa circunscribe sus agravios a dos cuestiones que se resolvieron durante el debate de manera adversa a los intereses de esa parte, por lo que oportunamente formuló reserva de casación.
En primer término, refiere haberse opuesto a que se le recibiera un nuevo testimonio a G.D.H. a través de cámara Gesell, por considerar que ya obraba en autos.
El otro planteo se vincula con la oposición a la incorporación de las videofilmaciones de los testimonios brindados por las demás niñas por ese mismo dispositivo, en el entendimiento de que no habían sido ofrecidos como prueba ni por la Fiscalía a fs. 1045, ni por la defensa, ni fueron proveídos en el auto de prueba.
En cuanto al primer planteo, el recurrente alega que, al solicitar el nuevo testimonio, la Fiscalía no explicó la necesidad de someter a la niña a tal procedimiento. Menciona que se agregó un informe que daba cuenta de que estaba en condiciones de declarar nuevamente, pero allí no se contempló la posibilidad de reexperimentación ni revictimización. Entiende que se trató de una oportunidad para que la Fiscalía "puliera" algunos puntos oscuros de la acusación y que de la entrevista se extrajo material (información) que fue utilizado para acusar.
Argumenta que se quebró así la igualdad entre las partes, al permitirle al Ministerio Público Fiscal introducir prueba fuera de los momentos procesales previstos para ello, a la vez que se afectaron los principios de preclusión procesal y de necesidad de la prueba. También se vulneraron, prosigue, los arts. 333 y 364 del rito, que a su criterio serían de dudosa constitucionalidad, dado que permiten violentar la preclusión y que el tribunal asuma funciones probatorias (en este caso, persecutorias), con lo que se invade la división de poderes, la objetividad y la igualdad de armas.
Señala que el agravio no es solo formal, pues la sentencia se nutre de esta prueba para sustentar la condena de T. y la cita expresamente.
En relación con el otro planteo de la Fiscalía al que se había opuesto, es decir, la agregación de las videofilmaciones que a su entender no habían sido ofrecidas oportunamente como prueba, refiere que del expediente surge que a fs. 1045 aquella ofreció las actas de las entrevistas en cámara Gesell, pero no mencionó tales registros. Para el recurrente, ello no obedece a un yerro sino a una estrategia del Ministerio Público Fiscal que por alguna razón no le sería favorable.
Agrega que tanto para el derecho como para el sentido común un acta es algo muy diferente de una videofilmación, dado que en aquella el Secretario del Juzgado da fe de lo que pasa ante sus sentidos, por lo que solo se prueba que ese día a la hora consignada se celebró la diligencia.
Estima que tal introducción retrogradó el proceso a una etapa completamente superada y fenecida, a la vez que se interpretaron las disposiciones sobre la prueba en contra del favor rei y se quebraron la igualdad de armas y el principio de preclusión procesal.
Añade que al oponerse citó la Sentencia N° 37/11 de este Cuerpo, donde se estableció que "la petición del Fiscal de Cámara es tardía y ha precluido su posibilidad de hacerlo (...) la aceptación de su ofrecimiento tardío, violenta la garantía de imparcialidad". Señala que la propuesta del Fiscal se realizó durante el debate, pero después de la oportunidad prevista en el Código Procesal Penal para el ofrecimiento de pruebas (art. 331).
Alega así que "[a] la luz de los principios que informan el proceso acusatorio y de la ley 5020 que por aplicación del art- 2° del Código Penal debe regir en lo respectivo, permitir esta actividad fiscal concede una clara ventaja procesal a favor de la acusación en un verdadero desmedro de la sentencia en general y de la defensa en particular".
Cuestiona también que el tribunal haya entendido que no era aplicable el precedente "Sandoval? de la Corte Suprema de Justicia de la Nación con fundamento en que allí se prohibía a los jueces la introducción oficiosa de prueba mientras que en este caso la incorporación había sido solicitada por el Fiscal. Considera que el resultado es el mismo, es decir, que el tribunal actuó oficiosamente en la incorporación de la prueba y perjudicó de tal modo la imparcialidad y el derecho de defensa, de la misma forma en que afecta esos principios cuando permite que el acusador reencauce su estrategia e ingrese al debate prueba que no ha ofrecido.
Aclara haber sido congruente con su planteo y no haber prestado conformidad a la exhibición de los videos, pues evitaba así venir contra sus propios actos.
En virtud de lo expuesto, plantea que todo el contenido de la sentencia que se apoya principalmente en la prueba testimonial de las menores debe ceder y ser nulificada por la violación de los principios expuestos.
El señor defensor finaliza pidiendo que se case la sentencia y se dicte un nuevo fallo exculpatorio de su defendido.
3. Hechos reprochados
En la sentencia de condena consta que se le atribuyen a M.A.T. los siguientes hechos:
"Según requisitoria de elevación a juicio de fs. 1133/1143: Primer Hecho: Se atribuye a M.A.T. haber sido quien, en su domicilio del barrio..., en esquina de calles... de la localidad de Valcheta (R.N), en fechas no precisadas pero ubicables entre el año 2009, cuando G.H.V. contaba con 9 años de edad y hasta aproximadamente el mes de diciembre de 2011, al menos en seis oportunidades, haberle realizado reiterados tocamientos impúdicos y lascivos en el cuerpo de la nombrada, afectando su libertad sexual, aprovechándose de su inmadurez y afectándole su proceso de formación sexual, su normal desarrollo, mediante la realización de prácticas que habrían tenido capacidad de degenerar o depravar sexualmente a la niña. Que T. en su vivienda lograba convocar a una cantidad numerosa de niños, en su mayoría del barrio, con la realización de juegos teatrales, les mostraba videos, películas, revistas, les facilitaba su computadora, fotografiaba a las niñas desfilando y participaba con ellos en diversos juegos como 'la escondida' y 'la mancha'. Que, según relato de G.D.H.V., ella iba a jugar con una máscara que T. tenía, también a mirar videos y revistas. Que un día, estaban solos, y el imputado le mostró como tres videos que le colocó en la computadora donde ella vio a una mujer y un chico que '?.hacían el amor?.' (SIC). Otro día estaban solos, en la casa, y el imputado T. la llevó al dormitorio donde duerme él con su esposa N., ubicado al lado de la cocina; le quiso pagar con dinero para que se acostara con él y como ella no aceptó, a pesar de su enojo, la dejó irse y continuó con su actitud de hacerle regalos para que continuara yendo. Que no fue la única vez en que le pidió lo mismo y que aquel día, T. le tocó los pechos con sus manos, por debajo de su ropa y también en la zona de la cola y la vagina diciéndole que nunca lo cuente. Que siempre se lo hacía de la misma manera, tanto en ese dormitorio como en el otro donde duermen los hijos cuando van a visitarlo. En la última ocasión, durante el mes de Diciembre de 2011, en circunstancias que G. concurrió a su domicilio el imputado T. con irrebatible significación sexual le efectuó tocamientos en el cuerpo, con sus dos manos o una de ellas, al tiempo que se quitó su pantalón y el calzoncillo pidiéndole a G. que lo tocara en su parte peneana-, a lo que la niña le dijo que no y él se enojó por ello. En la segunda Cámara Gesell recibida a G.H.V., ésta agrega que: 'en dos oportunidades cuando ella contaba con 11 años de edad, es decir en el año 2011, presumiblemente en el mes de diciembre, estando con T. en el baño del domicilio sito en calles... de la localidad de Valcheta, éste le habría pedido que le «hiciera un pete», a lo cual G. habría accedido a consumarlo en una sola oportunidad. Asimismo surge de la declaración de la menor que T. le habría pedido en reiteradas oportunidades tener relaciones sexuales con ella antes que «le bajara la menstruación para no tener que usar preservativos», proposición a la que G. no accedió en ninguna oportunidad'.
"Según requisitoria de elevación a juicio de fs. 964/987: Segundo hecho: Que en fecha indeterminadas, ubicables entre el transcurso del año 2010 y abril de 2012, el imputado M.T., en su domicilio del barrio..., casi esquina de calles... de Valcheta, les habría efectuado tocamientos impúdicos con fines sexuales a las mellizas M.L.V.V. y M.N.V.V. Que las llamaba para jugar en su casa, junto a otros chicos del barrio por lo que luego de que salían del colegio, en horario de la tarde, concurrían asiduamente a su vivienda. Que T. se disfrazaba de lobo para enseñarles que su cuerpo era peludo, también les tomaba fotografías, las filmaba, participando con ellos de los distintos juegos, 'la escondida', 'la mancha' e incluso les daba dinero al que ganaba en el juego de la 'lotería'. Les mostraba películas de terror y del Chavo del Ocho. Que en una oportunidad, en la habitación de sus hijos donde había dos camas le habría pedido a M. que se quite el pantalón y, con fines sexuales, le habría tocado los brazos, sus piernas, la panza, alzándola y haciéndole 'upa' como una beba (SIC), al tiempo que les dijo a ambas que '... no debían contar nada porque sino iría la policía a su casa y él les diría que ellas le habían robado...'. Que en el período de tiempo anteriormente señalado, sin poderse precisar con exactitud la fecha, T. se habría escondido con M.N.V.V. en uno de los dormitorios de la casa y como la dejó sola encerrada -por motivos que se desconocen- ella debió pedir ayuda a otra amiga para poder abrir la puerta y salir para irse. Que en el juego de las 'escondidas' ella se ocultaba debajo de la cucheta y el imputado lo hacía arriba. Que otras de las actividades que realizaba con las niñas, siempre en su casa, consistía en hacerlas desfilar, grabarlas y filmarlas.
"Tercer hecho: Se atribuye a M.A.T. haber sido quién, en su domicilio del barrio..., en esquina de calles... de la localidad de Valcheta (R.N), en fechas indeterminadas pero ubicables en período de tiempo transcurrido entre el año 2008 y marzo de 2012, haberle realizado -en un número indeterminado de veces- reiterados tocamientos impúdicos y lascivos en el cuerpo a F.D.M.Á.; afectando su libertad sexual, aprovechándose de su inmadurez y afectándole su proceso de formación sexual, su normal desarrollo, mediante la realización de prácticas que habrían tenido entidad y capacidad de degenerar y depravar sexualmente a la niña. Que todo comenzó cuando F.D.M.A, sus hermanas Y. (15) y F. (17) y otras niñas amigas más, en su mayoría del mismo barrio y vecinas del imputado T., concurrían a su domicilio supuestamente para disfrutar de juegos que les organizaba, mirar películas, videos y participar en filmaciones que él mismo les proponía. Así, ganándose la suficiente confianza de los progenitores de la niña, efectuándole regalos e invitándolos a compartir cumpleaños, logró que lo visitara asiduamente aunque generalmente en los espacios de tiempo que estaba solo, ya que su esposa N.A. cumplía su horario laboral en un colegio de la localidad. Que, además, en su vehículo particular la llevó varias veces por zona rural con la excusa de enseñarle a conducir. Que la primera oportunidad, en fecha no precisada presumiblemente cuando F.D.M.A. contaba con 8 años de edad, entre las 19 y las 20 horas, estando en el domicilio del imputado sentada en un sillón mirando una película, T. con el móvil de apetencia sexual le desprendió el pantalón a F.D.M.A., le colocó una de sus manos en sus zona genital, le tocó la vagina, por debajo de su bombacha, y le dijo que eso no se contaba: '... se guardaba entre ellos dos...' (sic). Que en dicha ocasión la víctima recuerda haber tenido puesto un pantalón de corderoy, color rosado, siendo un día que su abuelo habría cumplido 70 años, circunstancia que habría sido supuestamente confirmada por su progenitora al observar las fotografías de ese evento familiar. Que en el transcurso del pasado año, con el pretexto de enseñarle a conducir, el imputado T. la llevó en su vehículo junto a G.V. (12) y dos chicas más, por la ruta que va a Pomona donde hay un 'San Cayetano'. Que en el trayecto, mientras conducía le habría dado el volante a F.D.M.A. y como no lo hizo bien, la retó, y le dijo '?que no lo hacía bien, que las chicas sentadas atrás la ponían nerviosa..', por lo que las hizo bajar del rodado para continuar solo con ella. El al comando de su vehículo y F. sentada a su lado, le pidió que desde esa posición (acompañante) tomara ella el volante y, mientras circulaban por esa ruta, aprovechando esa situación T. comenzó a tocarle su partes pudendas (zona vaginal y piernas) hasta que la niña se asustó, le pidió que dejara de tocarla y debió realizar una maniobra brusca para que el imputado desistiera de su cometido y retomara nuevamente el control del automotor.
"Cuarto hecho: Se atribuye a M.A.T. haber sido quién, en su domicilio del barrio..., en esquina de calles... de Valcheta (R.N), en fecha indeterminada pero ubicable en la primavera o verano del año 2008 ó 2007, haber abusado sexualmente de Y.A.Á.. Para hacerlo, un día que la víctima dejó olvidado afuera de la casa del imputado un trozo de soga que utilizaba para 'saltar', al regresar a buscarlo, T. la llamó, la llevó a un pasillo, la arrinconó contra la pared y luego de decirle '... te pintaste los ojos...', comenzó a besarla en su boca con exclusivo móvil de apetencia sexual, al tiempo que le dijo '... te acordás el beso que le dio Chucky a su novia...', en claro alusión a la película de terror ('La novia de Chucky') que ese mismo día el imputado les hizo ver en su casa a la víctima, su hermana y otras niñas.
"Quinto hecho: Se imputa a M.A.T. haber sido quién, en su domicilio del barrio..., en esquina de calles... de la localidad de Valcheta (R.N), en fechas no precisadas pero ubicables en período de tiempo comprendido en el transcurso del año 2007 y febrero de 2012, en un número indeterminado de sucesos, haberle realizado reiterados tocamientos impúdicos y lascivos en el cuerpo a L.A.C., afectando su libertad sexual, aprovechándose de su inmadurez y presumiblemente afectándole su proceso de formación sexual, su normal desarrollo, mediante la realización de prácticas que habrían tenido capacidad de degenerar o depravarla sexualmente. Que del relato brindado por L.A.C. surge que ella concurría a la casa del imputado T. a jugar; que él se hacía el chiquito y jugaba a la escondida y a la mancha; les daba la computadora y les ponía películas para ver, a veces de terror; hacían videos de desfiles y las solía filmar. Que estando en 1º grado, un día fue a la casa de T., se sentó a jugar en la computadora mientras que él, con su mano, por arriba de sus ropas, le tocó las piernas hasta arriba (de su zona vaginal), a pesar de que ella se esforzó por cerrarlas bien. Que el día 25 de diciembre de 2011, en horas de la tarde, L.A.C. concurrió a la vivienda de T. y mientras su esposa dormía y sus hijos ya se habían marchado del lugar, en momentos que jugaban solos a la lotería el imputado le tocó la cola y la vagina, por encima de su ropa, lo que motivo que la víctima desde febrero del corriente año no concurriera más".
4. Análisis y solución del caso
4.1. Del escrito recursivo surge que la defensa cuestiona el modo en que se introdujo prueba de cargo en esta causa: por un lado la producción de una nueva declaración en cámara Gesell respecto de una de las niñas y, por otra parte, las videograbaciones de los restantes testimonios producidos oportunamente a través de ese mismo tipo de diligencia.
La revisión integral de lo actuado permite constatar que, cuando resolvió tales planteos introducidos por la Fiscalía, la Cámara en lo Criminal brindó motivos cuya razonabilidad no ha sido rebatida por el recurrente.
4.2. En efecto, en cuanto al primer punto, según consta en el acta de debate respectiva (fs. 1214 vta.), se resolvió "hacer lugar a la realización de una nueva Cámara Gesell tal como fuera solicitada. Ello así toda vez que la misma se peticionó como instrucción suplementaria en el día de ayer y el artículo 333º del CPP establece que hasta el momento de apertura del debate se puede solicitar prueba, sin aclarar hasta que momento previo y aquí fue solicitado ayer. Que no se aplica el precedente 'Sandoval', en el entendimiento de que la Corte a lo que se refiere es que había dos pericias y fue el STJ al momento de anular la sentencia de la primer intervención quien ordenó realizar una nueva pericia y suplir esa cuestión en el segundo juicio. Del voto de Zaffaroni surge con claridad que se cuestiona la facultad de llevarlo adelante por una decisión del propio Tribunal como está en la norma procesal de Río Negro, siendo que debe ser activado por la acusación. En este caso es la Fiscalía la que esta pidiendo esa prueba que cuenta con la conformidad de la Sra. Defensora de Menores".
La defensa insiste en los mismos argumentos pero no demuestra que lo resuelto no esté contemplado en lo regulado en la norma procesal que invoca el tribunal, lo que desacredita lo afirmado en cuanto a que se habría le permitido al Ministerio Público Fiscal introducir prueba fuera de los momentos procesales previstos para ello. Hace una referencia genérica a que esa norma -el art. 333-, así como también el art. 364, serían de dudosa constitucionalidad, afirmación insuficiente para demostrar tal extremo, ya que nada se argumenta al respecto.
Asimismo, el letrado aduce que al solicitar el nuevo testimonio la Fiscalía no explicó la necesidad de someter a la niña a tal procedimiento, lo que desatiende las constancias del expediente, ya que a fs. 1212 el señor Fiscal de Cámara había fundado su pedido en la "necesidad de ahondar en detalles de su relato, fundamentales para acreditar elementos del tipo objetivo que constituyen parte del delito enrostrado".
Luce desacertada también la referencia a que en el informe agregado en esa oportunidad por la Fiscalía, donde se daba cuenta de que la adolescente estaba en condiciones de declarar nuevamente, no se habría contemplado la posibilidad de reexperimentación ni revictimización.
Más allá de que se advierte que tal argumento es improcedente en tanto invoca intereses ajenos a su parte, resulta menester señalar que, precisamente, si la circunstancia de declarar hubiera sido desaconsejada por esas u otras circunstancias, así lo habría hecho constar el personal de la OFAVI que suscribe ese informe (agregado a fs. 1213).
Ante la preocupación expresada por la Cámara en lo Criminal, que al hacer lugar a la realización de la cámara Gesell había ordenado expresamente "requerir a la OFAVI un informe que determine si tal medida no es perjudicial para la joven que va a prestar declaración", en el acta se consigna: "Seguidamente el Dr. Brogna informa que tiene un dictamen de la OFAVI y ofrece acompañarlo por lo que se ordena que lo presente y se incorpore por Secretaría", que es justamente el informe de fs. 1212 al que ya se ha hecho alusión.
Es más, en el expediente se agrega asimismo, previo a recibir tal declaración, otro informe posterior de la OFAVI que destaca la importancia para la adolescente de poder verbalizar lo ocurrido en el debate, lo que le "posibilitará finalizar una etapa traumática para poder iniciar un nuevo proyecto de vida" (fs. 1222).
4.3. Tampoco ha de prosperar el segundo planteo recursivo, esto es, el cuestionamiento a la agregación de las videofilmaciones que a criterio de la defensa no habían sido oportunamente ofrecidas como prueba.
Si bien es cierto que a fs. 1045 la Fiscalía, al enumerar la prueba ofrecida, se refirió a los relatos de las niñas que declararon mediante la expresión "actas de cámara Gesell", agregando además sus correspondientes fojas, luce acertado el razonamiento de la Cámara en lo Criminal que, al hacer lugar al pedido del Ministerio Público Fiscal, estimó que se trataba de un medio integral de prueba, brindando razones de evidente logicidad e incluso agregando que, por aplicación de alternativas contempladas en el Código Procesal Penal, podría haber arribado al mismo temperamento, aun de oficio, pero que no era el caso.
Concretamente el tribunal sostuvo que se trata "de un medio integral de prueba, dando cuenta el acta de su celebración. No tiene sentido entender que una cosa es el acta y otra la filmación. La testimonial se encuentra contenida en el CD, y no tiene sentido distinguir entre CD, el contenido de mismo y el informe del forense sobre la testimonial. Es una integridad como medio probatorio; más allá de la forma de cómo se la describa en el ofrecimiento se refiere a esa prueba en concreto. Si se tratase de cuestiones diferentes, a igual solución hubiesen arribado por aplicación del art. 364 del CPP ya que podrían ser incorporadas de oficio por el Tribunal, donde si entraría en juego el precedente que invoca la Defensa [en relación con ?Sandoval?]. En este caso no se trata de aplicación oficiosa, ya que lo ofrece una de las partes. Asimismo, por tratarse de una declaración de un menor se realiza en cámara Gesell y se convierte en una prueba compuesta, con varias etapas" (fs. 1226vta./1227).
En primer lugar, tal como surge de la sentencia, sumado a las alegaciones de la acusación en esa audiencia, que enfatizó que "el único interés de la Fiscalía es el contenido de esas cámaras, las actas llevan el soporte audiovisual" (fs. 1226), es de toda evidencia que ningún sustento tiene lo argumentado en el recurso en el sentido de que el ofrecimiento en esos términos habría podido obedecer a una estrategia de aquella parte tendiente a excluir de la valoración probatoria los relatos de las niñas declarantes y solo introducir las actas.
Además la defensa insiste en el recurso -como ya había planteado en la audiencia- en la pretensión de que era aplicable al caso la Sentencia N° 37/11, en alusión a que el ofrecimiento de la Fiscalía era tardío. Sin embargo, efectúa una transcripción parcial de ese precedente, en el cual lo que había ocurrido era que el Ministerio Público Fiscal había pretendido incorporar la prueba después de terminado el debate. Se lee en dicho precedente: "se da por finalizado el debate y los magistrados pasan a deliberar de acuerdo con lo previsto por el art. 372 del código ritual y, luego de ello, el mismo día el señor Fiscal de Cámara presenta un escrito en el que pide que se incorpore para el análisis la video-filmación de la declaración de la menor, a lo que el Presidente del Tribunal hace lugar". Es en ese contexto que debe entenderse lo expuesto por este Cuerpo, transcripto parcialmente por la parte, en cuanto precisó que la facultad contemplada en el art. 364 del Código Procesal Penal, que permite al Tribunal ordenar, aun de oficio, la recepción de nuevos medios de prueba o de otros conocidos pero imprescindibles "se encuentra restringida al debate, por lo que la petición del Fiscal de Cámara es tardía y ha precluido su posibilidad de hacerlo". Se advierte así que, a la inversa de lo pretendido por el letrado, lo resuelto en esa sentencia es útil para sustentar el acierto de lo resuelto en este caso, en tanto el Ministerio Público Fiscal efectuó sus peticiones en tiempo, no luego del debate.
De tal modo, no se observa que en esta causa se haya retrogradado el proceso, como alega la parte, pues la prueba cuestionada fue oportunamente ofrecida.
El recurrente invoca, asimismo, la afectación de la imparcialidad del juzgador y la omisión de aplicar el precedente "Sandoval" de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, planteo que ya había articulado previamente. Sin embargo, no se ocupa de desacreditar lo argumentado por la Cámara en lo Criminal que explicó que, a diferencia de aquel fallo, en este caso la prueba había sido solicitada por una parte, por lo que su agregación no resultaba oficiosa. De ese modo, queda sin sustento lo alegado en cuanto a la violación del principio de imparcialidad.
Por último, en cuanto a la aplicación a estas actuaciones del régimen procesal penal anterior y no del que regula la Ley 5020, que la parte considera más benigno, y sin perjuicio de señalar que ningún argumento se brinda para sostener tal postura, es dable aclarar que, por tratarse de una causa en trámite al momento de la entrada en vigencia de la Ley 5020 (01/08/2017, cf. art. 1º Ley 5188), continúa regida por la Ley P 2107.
Además, en respuesta a este tipo de planteos, este Superior Tribunal ya ha reiterado que "falta el requisito de 'derecho aplicable' al caso para habilitar el análisis del principio relativo a la ley penal más benigna. En efecto, rigen dos leyes, pero no se trata de un caso de sucesión de leyes procesales penales (hipótesis del art. 8 de la Ley 5020 y del art. 2 del Código Penal, en las que se debe aplicar siempre la más benigna), sino de un supuesto de coexistencia de leyes de las cuales solo una es aplicable (Ley P 2107) por decisión del legislador en los términos del art. 167 de la Ley 5190 (conf. CSJN in re 'Bignone' de fecha 03/05/2017, considerando 5° del voto de la mayoría y considerando 9° del voto del doctor Maqueda)" (STJRNS2 Se. 242/17 "F.", Se. 261/17 "Soto" y Se. 269/17 "González", 13/20 ?R.E., M.R.?, entre otras).
4.4. De todo lo anterior es dable concluir que la defensa no ha logrado demostrar en el recurso de casación la falta de razonabilidad de lo argumentado por la Cámara en lo Criminal al disponer y valorar tales medidas probatorias, menos aún su ilegalidad e inconstitucionalidad, por lo que no se advierten las violaciones a principios y derechos del imputado que alega.
5. Decisión
Dado que el recurso de casación en análisis no presenta una crítica razonada de lo decidido, propongo al Acuerdo declararlo mal concedido, con costas. ASÍ VOTO.
El señor Juez Sergio G. Ceci y la señora Jueza Mª Cecilia Criado dijeron:
Adherimos al criterio sustentado y a la solución propuesta por el/ vocal preopinante y VOTAMOS EN IGUAL SENTIDO.
La señora Jueza Liliana L. Piccinini y el señor Juez Sergio M. Barotto dijeron:
Atento a la coincidencia manifestada entre los señores Jueces que nos preceden en orden de votación, NOS ABSTENEMOS de emitir opinión (art. 38 LO).
Por ello,
EL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA
RESUELVE:
Primero: Declarar mal concedido el recurso de casación deducido a fs. 1302/1305 de las presentes actuaciones por el letrado Emiliano A. Gallego en representación de M.A.T., con costas, y confirmar la Sentencia Nº 97/2017 de la Sala B de la Cámara en lo Criminal de Viedma.
Segundo: Registrar, notificar y oportunamente devolver los autos.

Se deja constancia de que el señor Juez Sergio M. Barotto, no obstante haber participado del Acuerdo y haberse manifestado en el sentido expuesto precedentemente, no suscribe la presente por encontrarse de licencia.

Firmantes:
APCARIAN - CECI - CRIADO - PICCININI (en abstención)

PROTOCOLIZACIÓN:

Sentencia: 4
Secretaría Nº: 2
DictamenBuscar Dictamen
Texto Referencias Normativas(sin datos)
Vía Acceso(sin datos)
¿Tiene Adjuntos?NO
VocesPROCESO PENAL - NUEVAS PRUEBAS - CRITERIO RESTRICTIVO - FACULTADES DEL JUEZ - DEBATE - LEY PROCESAL PENAL - APLICACIÓN DE LA LEY - LEY PENAL MÁS BENIGNA
Ver en el móvil